Posteado por: barcoilusion | 19/04/2012

SYDNEY-SUSTO

VAYA SUSTO

Ocurrió de repente mientras estábamos en la biblioteca de Sydney, a eso de las 11 de la mañana. Soledad se empezó a sentir mal con náuseas y dolor de cintura. Lo primero que pensé fue en un cólico al riñón ya que yo lo tuve un par de veces.

Soledad estaba pálida y con fuertes dolores mientras caminábamos hacia el barco y se negaba ir al hospital. Los dolores iban en aumento y las dos Buscapinas que tomó no le hicieron nada hasta que no pudo más y pidió de ir a un Hospital.

El barco estaba fondeado en Blackwattle Bay, en la misma ciudad de Sydney, junto al Fish Market y no teníamos idea a que hospital ir. Preguntamos a un vecino australiano y nos indicó que había uno muy bueno y cerca de allí, el Prince Alfred Hospital. Esperamos en la avenida por un taxi y como no sabíamos por donde era nos pusimos en la dirección opuesta, el taxista tuvo que dar una vuelta enorme para llegar, Soledad gritaba de dolor y el taxista nervioso apuraba todo lo que podía.

Cuando llegamos a Emergencias inmediatamente la ingresaron y empezaron con los análisis de sangre, orina y a suministrarle calmantes mientras preguntaban por los síntomas y como había ocurrido. Como los dolores no paraban, la fiebre, los vómitos y la tembladera continuaban, le hicieron un escáner donde vieron que tenía dos piedras en la uretra que provocó una gran infección que había pasado a la sangre. El problema más grande vino cuando la presión sanguínea bajó tanto que no había manera de subirla. Así estuvimos hasta la noche en que todo estaba más o menos normalizado, Soledad seguía grogui ya que le ponían morfina todo el tiempo. En vistas de que no podía hacer nada y ella estaba durmiendo, a la noche me fui al barco a controlar un poco ya que estaba anunciado mal tiempo.

El verano en Sydney no es como el verano en los trópicos, llueve todo el tiempo y hace frío (por lo menos este año). Me fuí en taxi en medio de una interminable y torrencial lluvia, el dingui con un palmo de agua que quitaba con una mano y con la otra sostenía el paraguas.

A las 7 de la mañana ya estaba en el hospital de vuelta pero no la encontré en su cama, salí disparado a preguntar a las enfermeras donde estaba y cuando me dijeron que tenían que operarla de urgencia corrí hacia los quirófanos. No sé como llegué por esos laberintos de pisos y salas hasta donde estaba ella. La tenían en una camilla casi boca abajo y me estaban esperando para que diera la conformidad de la operación y después de firmar los papeles se la llevaron.

La operación duraría dos horas y media y le iban a quitar las dos piedras que provocaban la infección. El problema grande era que tenía muy poco pulso lo que complicaba un poco por la anestesia total. Total que explicaron que la infección que tenía estaba en la sangre y provocaba la presión sanguínea tan baja por lo que aparte de medicarla con lo más potente que había tuvieron que quitar las piedras que era lo que provocaba todo eso. La operación consistió en introducir una cámara y una pequeña pinza con lo que cogieron las piedras y sacarlas, todo esto con anestesia total y eso también era el temor de Soledad.

Finalmente la operación duró tres horas y según el médico no hubo problemas. Cuando despertó se sentía fatal y poco a poco recobraba el sentido aunque no estaba demasiado bien ya que seguían poniéndole morfina todo el tiempo.

A la noche regresé al barco ya que estaba pronosticado temporal y no quería dejar el barco solo. Otra vez la misma historia, el viento y la lluvia ya estaban encima y el bote con dos palmos de agua que tuve que quitar como pude aunque daba casi igual porque estaba empapado. Aseguré bien el fondeo y aunque quise mirar como seguía el temporal me quedé dormido en la bañera.

Cuando llegué a las 8 de la mañana al hospital, Soledad nuevamente no estaba en su cama, ni sus ropas. Otra vez lo mismo que el día anterior pero esta vez estaba en Cuidados Intensivos, carrera de nuevo hasta allí y cuando la veo no lo podía creer. Todo el mundo sabe que los que están allí es porque están mal. Soledad tenía mal aspecto, hinchada por los medicamentos, un catéter en la aorta con 6 entradas, otro en el brazo y otras dos vías en los brazos, rodeada de aparatos y pantallas que aún me asustaban más, por lo menos a mí y peor cuando vi al lado el aparato aquel de electroshock o como se llame. Pedí hablar con el médico que la había operado y a la media hora vinieron varios de ellos con un par de enfermeras que le venían dando las últimas novedades del estado de Soledad. Los médicos y enfermeras no llegaban a 30 años y no tenían la pinta de los médicos cirujanos que uno siempre se imagina, sino que eran chavales que iban a hacer deporte.

Ocurrió que a media noche le bajó la presión sanguínea y no podían levantarla de ninguna manera, se asustaron las enfermeras y los médicos de la planta y la bajaron a cuidados intensivos. Soledad me contó después que en medio de lo que podía enterarse por lo atontada que estaba por la morfina, que la tuvieron cabeza abajo para que el cerebro irrigara. En fin, a la tarde vieron que iba reponiéndose bien y le descosieron de la piel los catéteres y sólo le dejaron vías para medicarla con sueros y antibióticos aparte de los calmantes. Estaba totalmente hinchada y empezaron también a inyectarle medicamentos para evitar trombosis. Soledad no se quejaba para nada y decía que no sentía ningún dolor.

Poco a poco empezó a recuperarse y al día siguiente ya pudo beber sopa y la cara perdió un poco la palidez. Así pasaron 6 días de mucha tensión y nerviosismo y tuvimos que estar contentos ya que en opinión del médico habíamos tenido mucha suerte de encontrarnos aquí y no navegando ya que no íbamos a poder hacer subir la presión con todo lo que significa.

A todo esto y en medio de los apuros hubo que batallar con la administración por los gastos de Hospital. No fue nada sencillo para mi debido la terminología en otro idioma, por aquí no hubo una persona que hablase español.

Después de 2 semanas Soledad estuvo totalmente recuperada y no sólo pudo comer de todo sino que ahora tengo que frenarla un poco (aunque me alegra muchísimo que ya esté como siempre, je, je.).

Nos premiamos que todo saliera bien alquilando dando un paseo con el barco por el Río Parramata y después alquilamos un auto caravana y fuimos a dar un paseo por tierra, unos días por el interior del país.

Colorín colorado el cuento del mal trago ha pasado.

Emergencias del Prince Alfred Hospital.

Vaya carita…

Aqui la capitana ya tiene un poco de colores.

Y dando sus primeros pasitos…

Los primeros bocados…

Fachada de este estupendo hospital, donde nos atendieron de maravilla.

Seguiremos con noticias mas alegres…

Anuncios

Responses

  1. Mientras que estaba leendo el relato me imaginaba lo peor,pero por suerte la historia acabo bien

    felicidades pa los 2 y buena recuperacion

    Voy a leer el resto que me habeis enviado

    un abrazo y buenos vientos

    humberto

    • Hola Humberto, gracias por escribir y por los buenos deseos. Soledad ya est bien y preparada para hacer las tropecientas millas que nos quedan para llegar a Darwin y despus a indonesia.Hoy vamos a intentar poner nuevamente las fotos en el blog que se perdieron ayer por un corte de Internet.Un abrazo y hasta pronto.Soledad y julio.

      http://WWW.VELEROILUSION.WORDPRESS.COM

  2. Menos mal que hoy empecé a leeros por el post de “un paseo en autocaravana” si empiezo por el del “susto” lo abría leído de de cuatro en cuatro buscando el final.

    Me extrañaba que tardaran tanto en postear estando en un sitio como Sydney y veo el por que.

    Espero y deseo que Soledad se recupere totalmente para que todos podamos seguir disfrutando de vuestra aventura.

    Un abrazo muy fuerte y a cuidar mucho a la Capitana

    • Hola, La verdad es que estbamos un poco descuidados con el blog, y ahora terminaremos de poner fotos y escritos antes de salir a navegar hacia el Norte.Soledad est recuperada totalmente y en condiciones de navegar nuevamente. Gracias por escribir.Un abrazo y hasta otra.Soledad y Julio.

      http://WWW.VELEROILUSION.WORDPRESS.COM

  3. Madre mía!!! Me alegro de que todo haya salido bien… hay que mirar la forma de evitar estos cálculos no? A Guillermo del Tin Tin le paso navegando…
    Un gran abrazo y ánimos….

    • Hola Martin, ya pas todo por suerte y ella est muy bien.Ahora nos preparamos para navegar hacia el Norte y tenemos tropecientas millas a Darwin y despus a Indonesia.pronto pondremos mas fotos en el blog a ttulo de despedida de Sydney.un abrazote y hasta pronto.Soledad y Julio.

      http://WWW.VELEROILUSION.WORDPRESS.COM

  4. Desde Lanzarote, joder vaya susto Julio, nos alegramos que la recuperación de Soledad sea al 100*1000 sin contratiempos, nosotros danzando por las islas, nos pueden localizar en localizatodo.com apartado, barcos vía satélite “NAROE”
    Soledad, Julio, Un abrazo y muchísimos saludos
    Norberto & Family
    Velero Naroe
    ánimos “carajo”

    • Queridos amigos:Menos mal que todo pas bien. Ya estamos en los ltimos momentos por Sydney ya que en esta semana empezaremos a navegar hacia el Norte. Nos espera una larga y sinuosa navegacin primero hacia Darwin y despus a Indonesia. Por cierto, vosotros donde solis venir a Indonesia o a Thailand?, probablemente nos encontremos segn sea el sitio.A ver si este ao nos encontramos tambin por Lanzarote.Bueno chicos, un abrazo y buena navegacin. Hasta pronto.Soledad y Julio.

      http://WWW.VELEROILUSION.WORDPRESS.COM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: