Posteado por: barcoilusion | 20/06/2012

CAPE BEDFORD-MICHAELMAS CAY

DOMINGO 10 DE JUNIO- CAPE BEDFORD

Desde que salimos de Cairns hicimos navegaciones cortas, saliendo temprano por la mañana y llegando a otro fondeo a la tarde. La primera parada fue en Michaelmas Cay.

Despedida de los murciélagos de Cairns

Chao, chao Cairns…

Según las informaciones que tuvimos a mano es el sitio preferido de los habitantes de Cairns y también adonde llevan a los turistas a buceo y snorkel. Buen indicio para nosotros que no queremos tirarnos al agua en cualquier parte por el riesgo de toparnos con tiburones y mayormente con las medusas y cocodrilos que son los que peor fama tienen. Las medusas peligrosas aparecen mayormente cuando el clima está más cálido o sea en el verano, pero no se descarta que ande alguna despistada que es justo la que no queremos encontrar. En cuanto a los cocodrilos son nuestra obsesión ya que son un peligro latente y por esa razón preferimos elegir lugares donde van los turistas, que entre ellos y nosotros seguro que los prefieren a ellos ya que están incluso adobados con cremas solares sabor a coco, o los operadores turísticos prefieren ahuyentar para que no se les acabe el negocio.

Total que llegamos después de mediodía y cuando nos disponíamos a fondear un amable señor piloto de una lancha turística nos dijo que podíamos usar una boya (mooring) oficial para pasar la noche. Estas boyas son del departamento de conservación marítima y son gratuitas, la pega es que hay pocas y por suerte había una libre aunque en el cartelito atado en el cabo de amarre decía que era sólo para barcos de 10 metros y por 4 horas.

Michaelmas Cay

Cantidad de pájaros…

Y bajo la superficie del agua…

Hermosos peces…

Enormes tridacnas…

Bocados prohibidos…

Que se ven también desde la superficie…

Pero tocará la hora de salir a navegar nuevamente…

En fin, una vez en la tarea vi pasar por abajo un enorme pez oscuro, y después por la popa varios de un buen tamaño. Por supuesto que no pensé en pescarlos ya que aparte de estar prohibido tenemos repelús de pillar la ciguatera, que sigue siendo una incógnita para nosotros ya que a pesar del riesgo, no se habla de ella ni en los folletos ni en las oficinas de información ni en ningún lado, nadie habla de ella. Total que pensé no en el interés gastronómico sino en el visual por lo que rápidamente me puse el traje de neopreno y todo lo necesario y me zambullí cámara de de fotos en mano. Bajo el agua el espectáculo estaba servido, estábamos sobre un claro fondo de arena y en un día soleado había mucha luz. Había un cardumen de peces Mariposa (butterflyfish) de unos 40-50 centímetros, pargos y también jureles como de unos 80 centímetros. Se conoce que están acostumbrados a la gente ya que no huían y nadaban alrededor mío. Después fui a un arrecife cercano y aparte de haber unos cuantos peces loros, cirujanos y poca cosa más, una tridacna y mucha menos visibilidad debido a la proximidad de la playa que sedimenta arena. Una pasada de lugar. Después Soledad tiró unas miguitas al agua y los peces acudían encantados con lo que hice un invento para meter la cámara al agua sin temer a los mordiscos de esos glotones. Uno de ellos antes me pellizcó en un dedo y aunque no me hizo nada no quise probar otra vez. Con la cámara dentro del agua y las miguitas el espectáculo cambió y era como estar en una pecera. En otro lugar ya habría cazado un parguito para la cena.

Fuera del agua había un escándalo protagonizado por miles de pardelas, bobas y otras gaviotitas desconocidas que al tener un espacio protegido disponían de la pequeña isla para retozar a lo grande. Unas volaban, otras correteaban por la playa y otras anidaban en las pequeños arbustitos y estaban agrupadas por género o por colores creo yo, las blancas en un grupo, las negras en otro, las grises en otro. Un espectáculo natural fuera y abajo del agua.

Los del otro velero que estaba en la otra mooring se acercaron con el dingui y charlamos un momento, eran de N. Zealand y también van hacia el Norte, la próxima parada en Low Islets como nosotros.

Al anochecer el ruido de los pájaros continuaba que no paró en toda la noche, menos mal que uno llega cansado y no se entera pero es ensordecedor, aparte del constante bombardeo que involuntariamente se les escapa. También hay que decir que para un día vale pero estar más tiempo atrás de la isla donde el viento trae el olor a guano es demasiado.

Valió la pena salir de la ruta directa al Norte para hacer esa parada.

Partida hacia Low Island.

Al día siguiente partimos después de amanecer, como siempre sorteamos los arrecifes y la suave brisa nos empujó hacia Low Islet. Según la guía no es demasiado cómodo, pero a nosotros nos gustó mucho además de ser un fondeo apacible. Había varios veleros aparte de los que conocimos el día anterior. Como en casi todos los fondeos siempre hay barcos de pesca que aquí dejan las redes colgando de los tangones.

El faro de Low Island

Con sus barcos de pesca.

CAPE BEDFORD

Al salir de Low Islets nos llevamos una sorpresa al ver que simultáneamente salían otros 5 veleros. Era la primera vez ya que normalmente siempre estuvimos solos, salíamos y llegábamos solos. Parecía una pequeña regata. De todos ellos sólo uno paró en Hope Island, sitio poco recomendado en la guía pero a nosotros nos pareció muy bueno y tranquilo. Aparte del velero que venía desde Low Islet, había otro fondeado y una lancha local.

Hope Island

Hope island, Isla Esperanza.

Este es un sitio un poco complicadillo para entrar ya que hay que entrar sorteando arrecifes que no aparecen en las cartas y hay que entrar a ojo vista. Hechamos el ancla sin problemas y contemplamos esa hermosa isla muy parecida a las de Kunayala, pero en vez de tener palmeras estaba llena de árboles con un verde lujurioso, rodeada de un anillo de arena. Con los prismáticos observamos que había mesas y bancos. No bajamos el dingui aquí tampoco.

A la mañana siguiente tuvimos que esperar que el sol levantara un poco para poder ver los arrecifes y sortearlos  que lo hicimos sin problemas.

La navegación con un poco menos de viento que el día anterior (de 10 -15 nudos) que al estar de popa hizo otra delicia ya que las olitas bajas hacían que el barco navegara quieto con las dos velas de proa atangonadas como en los días anteriores. Llegamos a las 3 de la tarde después de hacer 30 millas y fondeamos en 5 metros en una enorme bahía, pero con muy poco fondo. No obstante no hay swell por lo que el barco no se mueve.

Los arrecifes casi no se ven…

Probamos nuevamente con las cañas de pesca y señuelos pequeños, pero un hubo suerte.

Mañana saldremos rumbo a Isla Lizard, donde hay un resort de lujo y algunos servicios como duchas, agua y se puede hacer paseos por senderos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: